Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :
¡ Alerta !

Hemos detectado un bloqueador de anuncios. Por favor, desactívlao para seguir navegando por esta página. Gracias por tu comprensión.

El trombón y la orquesta

/
/
/
18109 Views

El trombón de vara es el único instrumento de la familia de vientos de metal, que puede producir todo el rango de la serie armónica y un efecto natural de glissandos.

Durante el Barroco, el trombón fue utilizado en un contexto de música religiosa y en pequeños ensambles. Su incorporación a la orquesta se dio prácticamente en el Clasicismo, es decir, hacia finales del siglo XVIII, inicialmente en la orquesta de teatro.

Evolución del Trombón.

El trombón surge como una evolución del trompeta bajo, a la cual al cortar su tubo en dos piezas en forma de U y hacer que una se deslice dentro de la otra para poder cambiar la entonación y ajustar la afinación al alargar u acortar dicho tubo.

Aunque hay antecedentes muy antiguos de trompas o símiles al trombón, como lo evidencian registros del «surmé» en Egipto, el antecesor más directo del trombón es el «sacabuches» (saquer=tirar; bouter=empujar), muy utilizado en la música religiosa y de cámara, ya que por sus características como: una vara más delgada y una campana menos ancha, le permiten un sonido más aterciopelado.

Sin embargo, a pesar de que con el Sacabuches se podían interpretar pasajes cromáticos fue poco utilizado en la orquesta hasta el siglo XIX, y sólo se hacía uso de él como instrumento para efectos especiales Monteverdi utilizó trombones en el tercer acto de Orfeo para crear el clima del infierno y Mozart lo empleó en el último acto de Don Giovanni.

Más allá de esto, el trombón se limitaba a ser duplicador y no tenía un lugar especial ni relevante dentro de la orquesta, por esto mismo, no hubo constructores trabajando en su evolución y desarrollo hasta ya bien entrado el Siglo XIX.

A partir de Berlioz se sientan las bases del uso del trombón y se incorpora el formato de 2 trombones tenores y 1 trombón bajo, como el mayormente utilizado dentro de la orquesta, ya que con él se complementan las armonías entre las trompetas, las trompas y la tuba.

La Familia del Trombón.

Trombón Tenor.

Es el que se usa con más frecuencia en la orquesta sinfónica moderna. Se escribe en clave de Fa hasta el Sol 4, y a partir de allí en clave de Do en cuarta, esto último para evitar el uso de líneas adicionales en demasía; su registro se extiende desde Mi 2 hasta Sib 4.

Posiciones.

La fundamental de cada posición es llamada nota pedal, se usa muy poco en música orquestal, pero mucho más en las obras para trombón solo. Muchas notas pueden producirse en más de una posición, excepto las que están debajo de Lab 3, que solo se puede realizar en una posición.

Este instrumento tiene la particularidad de desplegar su registro, desde una serie armónica inicial en primera posición, que desciende cromáticamente a otras seis posiciones, mediante una vara corrediza (en lugar de llaves, válvulas o pistones), generando por lo tanto otras seis series armónicas. Debido a esta peculiaridad, el trombón tenor en la primera posición al ser cerrada, se constituye en la más adecuada para ser punto de referencia en su afinación.

Transpositores.

El trombón incluye una válvula giratoria en Fa, que se manipula con el pulgar izquierdo, la cual hace que se logre extender el registro del instrumento hasta el Do 1. También se incluye la válvula en Re y la válvula en Sol, para lograr mayor cantidad de sonidos.

Trombón Bajo.

Con respecto al Tenor, tiene el pabellón, el cuerpo y la boquilla más grandes. Esta afinado en Sib. También cuenta con la válvula en Fa, en Solb, en Re y en Mi, de esta manera puede ejecutar glisandos y lograr muy buena afinación en la mayoría de las tonalidades.

Aunque tiene un sonido muy pleno y proyectado, no pueden tocarse en el pasaje muy rápido, porque, gracias a la extensión del mismo, la técnica se hace más complicada.

Trombón Alto.

Está afinado en Mi, y se escribe en clave de Do en tercera. Por su tamaño, más pequeño, produce mejores agudos, además de permitir pasajes rápidos y de mayor complejidad técnica que en un trompeta. Por su afinación, es difícil lograr legatos entre notas de diferentes series armónicas.

El trombón en la Orquesta

Como ya se mencionó, es a partir de Berlioz y a finales del S XIX que se establece la formación de 2 trombones tenores y uno bajo dentro de la orquesta sinfónica, pero esencialmente su papel seguía siendo el de doblar a otros instrumentos, o ejercer de «relleno» armónico.

Sobre todo, porque en la época se dio una gran evolución y desarrollo en los instrumentos de metal, como la trompeta, el corno y el saxofón, gracias a la experimentación que estaban llevando a cabo intérpretes e instrumentistas.

Especialmente importante fue la incorporación de válvulas que hiciera A. Sax, pero como se anotó, el trombón no tuvo la misma evolución, permaneció con su forma original y no fue modificado.

Esto supuso que no se compusiera música para él y excepto en algunos casos (Rimsky-Korsakov , Weber, Guilmant, David ) fue utilizado exclusivamente en música para orquesta sinfónica.

De esta manera el trombón en el ámbito de la música clásica o académica, permaneció dentro de las grandes composiciones de fines del Siglo XIX y principios del XX para orquesta sinfónica, sin embargo, en los Estados Unidos el surgimiento y la evolución del jazz le daría una gran importancia al instrumento, llevando asi a la experimentación y la creación de nuevas técnicas de ejecución.

Estas permanecieron ajenas al mundo académico hasta que en 1.948 Leonard Bernstein con «Elegy for Mippy II» pone un puente que comunica a los dos mundos y a partir de allí se multiplica en grandísima media el repertorio para el trombón solista del que solo en Estados Unidos se tiene más o menos 200 composiciones relevantes, en los últimos 70 u 80 años.

Y es que es gracias a la evolución de la música durante el Siglo XX y específicamente a partir de la década de los cuarenta, con las diversas corrientes estilísticas en donde se introdujeron recursos innovadores en la música para trombón, como:

Flatterzunge, oscilaciones de sonido, simulación de ruidos (golpes en la boquilla, imitación de máquinas), combinación de elementos musicales y teatrales, glisandos, sordinas, introducción de papel, aluminio y otros materiales para obtener diversos efectos sonoros, utilización extrema del registro y las dinámicas.

En la actualidad, las mejoras en la fabricación (forma del instrumento, materiales e ingeniería), han producido instrumentos capaces de un tremendo poder sonoro y gran versatilidad.

A lo largo de la historia, los compositores han ido requiriendo que losmúsicos instrumentistas de viento-metal, desarrollen habilidades capaces de satisfacer los requerimientos técnicos generados por los avances mencionados.

1 Comments

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

This div height required for enabling the sticky sidebar

Publicidad